Plou fort

Plou. Plou fort i el brogit m’ensordeix. Aixeco el cap. Miro enfora. El sol m’encega. No plovia? On és la pluja? Si encara m’ensordeix!

narrativa

Regreso a tu piel

«Otra vez.
El agua y las constantes ráfagas de viento azotan con furia su cuerpo.
¿O es el mío?
Una mujer corre desesperada. Sus botas se hunden en el barro. Tiene el cabello oscuro y largo. Incómodas madejas caen sobre su rostro y hombros.
Me pesa. Mucho.
Jadea. Está aturdida. Desesperada.
Ahora trepa por una pared de piedra y salta a un emboscado sendero. Los irregulares guijarros la hacen tropezar.»
[…]
«Las gotas de lluvia se deslizan por las piedras. Parecen lágrimas. Resbalan, veloces, y luego se detienen un instante antes de lanzarse al vacío. Todas se estrellan metros más abajo contra el fondo del precipicio.
Las veo caer, una y miles a la vez, sin fin.
Ploc, ploc, ploc, ploc…
Tengo miedo. Ese ruido me da miedo. La posición de la mujer me da miedo…
¿Quién eres?
¡Cuidado!
¡Se ha sentado con las piernas colgando sobre el vacío!regreso-a-tu-piel
El viento es tan fuerte que tiene que sujetarse con las manos a ambos lados de sus muslos para no ser derribada.»

Així comença Regreso a tu piel, el segon llibre de Luz Gabás. Com en el primer, Palmeras en la nieve, la trama narrativa es desenvolupa en dos plans temporals; en aquest cas, el segle XVI i l’actualitat. Aquí, però, ens quedem al mateix poblet de muntanya del Pirineu aragonès, on la història de dues Brianda i dos Corso s’entrellacen al llarg dels segles a través d’un amor desaforat.

«Ella alzó la cabeza, él se inclinó y besó sus labios ardientes y resecos por la fiebre. No fue un beso dulce, ni suave, ni delicado, sino todo lo contrario. Lo que él quería era morderla, succionar su calor, despertarla del letargo, traerla de nuevo a una vida en la que solo hubiera fuerza, energía, músculos en tensión y venas palpitantes. Ese cuerpo no iba a morir, no podía morir; y esa alma no iba a languidecer, no mientras él estuviera cerca.»

Reconec que al principi em va costar una mica. Per a mi, no tenen la mateixa força les escenes actuals que les de l’Edat Mitjana. I li costa una mica entrar en aquest segon terreny, arribar al Pirineu i instal·lar-s’hi. Però quan ho fa, el desenvolupament de la novel·la t’atrapa inexorablement, la història se t’endú i no pots deixar de llegir. Si més no a mi em va passar així. Les fantàstiques descripcions de paisatges:

«(…) ahora un desmadejado bosque que no recordaba ocultaba Casa Anels de su vista, como si con el abrazo de sus ramas resecas y hojas arrugadas quisiera apartarla del resto del valle y arrastrarla hacia la montaña.»

«Y no pasaba nada. Ni había monstruos, ni fantasmas, ni peligro de muerte inmediata, sino una muestra de naturaleza excesiva en un lienzo vivo de tonos verdes, rojos, amarillos, ocres, grises y azules, del que ella formaba parte con la misma espontaneidad que cualquiera de los árboles, las hojas de las enredaderas, las piedras y el cielo.»

Descripcions d’escenes:

«Miró a los ojos al hombre y distinguió su determinación mucho antes de que él soplara sobre su rostro. Su aliento caliente recorrió sus mejillas con la misma suavidad que el filo de una guadaña maldita, presagiando la muerte de su cuerpo y de su alma.»

I dibuix de personatges:

«Podía sentir su olor natural a sudor fresco; un aroma que contenía algo elemental, como de fuego, tierra, tormenta y tal vez un sutil recuerdo de tabaco.»

«Pudo recorrer con su mirada todos los ángulos de su pálido rostro, la manera en que las finas cejas y los párpados enmarcaban y cubrían suavemente sus ojos, las líneas que perfilaban su nariz, el color levemente morado de sus labios ligeramente entreabiertos…»

«Ella no quería eso: quería sentirse siempre como lo había hecho desde la infancia por las tierras de sus antepasados: ligera como un gorrión; alegre como un ruiseñor; despierta como un halcón; fuerte como un águila y tranquila como un búho.»

Totes elles et transporten d’una època a l’altra i et duen de la mà d’una intriga que ho és més pel desenvolupament de la història que no pas pel neguit de saber-ne el final, que és conegut ben aviat. Una història escrita en femení, on les dones prenen la força narrativa i els homes hi acaben essent comparses necessaris. O potser diríem que es, de fet, la història d’una única dona?

Reconec que em va fascinar molt més Palmeras en la nieve, pero Regreso a tu piel em va atrapar inexorablement… Com sempre, us recomano de llegir-la i us demano que me’n deixeu l’opinió si us ve de gust!

Regreso a tu piel, Luz Gabás, Ed. Planeta

criticaliteraria